sábado, 12 de noviembre de 2016

De candidatos y eleciones

Como la mayoría, yo también sigo shockeado por la elección de Donald Trump.

Sobre todo porque a diferencia de otros candidatos (donde ganan las elecciones mintiendo en el 90% de sus propuestas) este fue todo lo políticamente incorrecto posible, dijo todas las barbaridades que pensaba, con total impunidad, y así y todo la gente lo votó. Repito, creo que en su mayoría la gente lo votó a conciencia, y eso es lo preocupante.

Como puede ser? siempre vuelvo sobre lo mismo y creo que es el rol que juegan los medios (de todo tipo) y como estos afectan la forma de ver el mundo desde la sociedad.

Desde hace décadas que se baja línea de que el enemigo siempre es externo, los terroristas siempre de Medio Oriente, traficantes Mexicanos o de algún otro país latino, Mafias chinas, etc. Siempre con el miedo como eje.

Y como se resuelve esto? Siempre con la misma receta: amenaza externa, miedo interno, intervención violenta por la fuerza (la construccion de un muro ya es violento además de retrógrado). Toma por ejemplo la industria cinematográfica, desde la típica película bélica o policial, pasando por Rambo hasta porque no Día de la Independencia, el patrón es siempre es el mismo.

La razón, la cabeza, mayormente de lado.

Todo esto, toda esta propaganda, granito a granito, juega en el inconsciente colectivo, entonces de repente viene un personaje totalmente elemental y cuestionable como Trump (Podria haber venido cualquier otro) ya con todo el terreno preparado, juega con el miedo, con la inseguridad, sobre todo sobre la gente de menores recursos intelectuales, propone este tipo de soluciones y pum! nuevo presidente de los Estados Unidos electo, ni más ni menos. (lo mismo sirve para volcar la opinión pública a favor de intervenciones militares, pero esta vez le jugó en contra al establishment, Hillary era su candidata).

Por eso creo que siempre tenemos que ser críticos sobre lo que consumimos (o nos ofrecen consumir) mediáticamente, las consecuencias pueden ser tan grandes como la elección de un personaje tan nefasto e impredecible como Trump manejando la primer potencia mundial. (no solo económica sino también, y sobre todo, militar)

No sé, seguramente haya mil razones más, esta desde mi punto de vista es solo una y puedo estar equivocado, pero de seguro esta vez el miedo y la ignorancia le ganaron a la razón como tantas otras veces.

jueves, 30 de junio de 2016

Resiliencia

Otra final perdida. Bueno ahí vamos, necesito buscarle un poco de luz a esto o al menos descargarme.
De las últimas 3 finales en las que no pudimos salir campeones esta es probablemente la que más me dolió.

Quizás en parte porque me toco verlo en vivo y en directo desde la cancha. El ambiente, la cantidad de argentinos, el optimismo, un estadio increíble en Nueva York, Messi llegando en un momento inmejorable, mismo rival (como para ponerle más pimienta a la revancha), el equipo jugando mejor. Todo. La verdad que no se me cruzaba por la cabeza que se nos podía escapar esta vez.

Pero hay algo que es clave. En una final como en todo momento de prueba (una exposición, una carrera, un show o cualquier otra situación de definición) de nada sirve cuanto te preparaste, cuanto lo mereces o cuan cerca estuviste la última vez. Lo que importa es como actuas en ese momento. En el momento decisivo.

Ahi, en ese momento es donde se ven los cracks, los diferentes. Ahí se ve de que estás hecho.

Claramente no estoy hablando ni de Mascherano (que mientras más presión siempre jugó mejor) ni del genio de Messi (que hace todo en la selección y es por lejos el más determinante), sino de los que no los acompañaron en esta como en las últimas finales.




Si de verdad hay algo que pueda sonar a injusticia es que ninguno de ellos haya podido levantar una copa con Argentina. (no me alargo con esto porque estoy seguro que los 2 vuelven).
Estar en la seleccion Argentina es un privilegio único, y tiene que haber un recambio en aquellos jugadores que no puedan lidiar con la presión del momento.

Llegar a una final es todo un mérito, nada fácil, llena de aprendizajes y parte de la experiencia que uno necesita para estar y mantenerse en la élite de este deporte. Realmente no es poca cosa.
Pero perder finales está bien que nos duela, está bien que nos moleste de sobremanera y ojalá nunca nos conformemos con el segundo puesto. Cuando aún podemos ser mejores.

Si, 3 finales seguidas, 3 pérdidas. (Increíble, durísimo de digerir) pero uno puede quedar lamentándose o uno puede con humildad (e inteligencia) levantar la cabeza, sacar pecho y empezar a prepararse todavía más duro para el próximo desafío en donde se nos pueda poner a prueba nuevamente.

No alarguemos el duelo que eso es para flojitos.

Vamos Argentina carajo!

jueves, 14 de enero de 2016

Vamos Argentina

Llevo ya un tiempo fuera de Argentina, me falta el día a día con lo cual trato de no opinar demás sobre política, pero hay momentos, situaciones, que me generan una impotencia que me pide de alguna forma expresarme.

Nunca voté a Macri, jamás lo votaría. Por mil razones, pero básicamente creo que es y siempre fue un títere al servicio de los grupos más concentrados de Argentina (grupos concentrados que son siempre nocivos para la sociedad, en Argentina, en Estados Unidos y en cualquier parte del mundo).

Entiendo que simpatices con Macri, que hayas creído y confiado en un “cambio superador” y demás. (Yo también veo equivocaciones y muchas cosas que había que mejorar del Gobierno anterior, así y todo soy de los que creen que la elección del voto nunca fue tan fácil, pero en fin… es Democracia).

Ahora, y sobre todo a los repetidores seriales de títulos de Clarín, si fuiste tan eufórico durante las elecciones proclamando más República, libertad de expresión, tolerancia, dialogo, etc y todavía no tenés una mirada crítica en al menos uno de los tantos atropellos que sucedieron durante las últimas semanas (Ley de Medios, Corte Suprema, ninguneo al Congreso, represión, periodistas censurados, despidos injustificados por afiliación política, etc ), o bien estás enajenado de la realidad o sos un hipócrita.

Yo quiero a mi país. De estar en Buenos Aires estaría en una de las tantas manifestaciones, esto no es un partido de fútbol entre dos bandos, los políticos van y vienen, pero nuestra participación crítica (tanto seas opositor u oficialista) hacia ellos, las medidas que toman y la forma en que las ejecutan es la que moldea a la sociedad y los valores en los cuales queremos vivir.

Creo que la situación es grave y la participación ciudadana es clave ahora más que nunca.

Vamos Argentina.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Love is the path

I´m not changing my profile picture with the French colors. Not because I do not care, actually I really do and I also have plenty of French friends and many others from different nationalities living in France. Luckily they are all safe. I do feel sorry about all the victims and I condemn any type of Terrorism. (From any country or religious group).

But I have the feeling that doing so (changing our profile picture) we are being manipulated by media.
Why we didn´t and we don´t have this option with Syrian, Nigerian, Lebanese and many other flags? (With similar and way worse tragedies).

I do understand that some European friends are closer to France (In terms of culture, relatives, etc) and they could feel more touched about it, but Facebook it is considered a “global” platform. Perhaps FB considers some citizens (human beings) more valuable than others?

I believe this is a major issue. Letting (and follow) a social media platform to shape people perspectives in which the world is being seen.

I´m not saying you should not change your profile picture, I just want to remark that we shouldn’t quickly follow the herd and always think for ourselves. WE are shaping the world with our daily decisions.

The path has been always clear: Love brothers, no matter your religion or where you are from.

domingo, 5 de julio de 2015

El camino y las piedras (Copa América 2015)

Tengo muchos amigos chilenos con los cuales tengo la mejor onda, así que ante todo felicitaciones a Chile por su primera Copa América.

Ahora, hablando de Argentina, los que me conocen saben que no soy un fanático del show del fútbol, pero respecto de la Selección es algo distinto, es parte de nuestro ADN como sociedad, una parte inseparable de nuestra cultura. Por eso es que me interesa tanto.

No puedo sacarme de la cabeza que perdimos la segunda final de los 2 torneos más importantes en solo 1 año, es por esto que trato de ponerle ojos positivos al asunto, aunque me cueste.
 

Independientemente del resultado de la final nuestro objetivo fue siempre el mismo: La copa del Mundo.

Creo que Argentina no venía jugando a un nivel que nos pudiera hacer campeones mundiales, sobre todo frente a las potencias (Ej. Alemania). Haber ganado la copa América nos podría haber relajado a Rusia 2018 creyendo que ya habíamos superado las falencias de Brasil 2014. Lo cual hubiese sido una equivocación.

En el camino de los grandes objetivos es indispensable atravesar fracasos, errores, caídas, dificultades…ahí están las mejores lecciones y los que nos hace cada día más fuertes, mejores. Pero para que esto suceda tenemos que tener la honestidad intelectual y principalmente la humildad de reflexionar sobre ellos sobre todo en los momentos de mayor dificultad, en el momento que ocurren. Como ahora.

Aunque nos cueste, esta es una gran oportunidad de aprendizaje, de cambio, una gran lección que no podemos dejar pasar (por orgullo ya dejamos pasar varias), de no verlo así vamos a seguir estancados en el camino del objetivo principal que nos es esquivo ya desde 1986.

 Lleva tiempo, paciencia y perseverancia. (justamente todo lo opuesto a lo que el mundo nos propone hoy)

En fin, supongo que así es la vida.

miércoles, 16 de julio de 2014

De un capitán en este camino

Procesando todavía el final del mundial (en el cual Argentina pierde la final del mundo a momentos del cierre) y viendo una entrevista a Javier Mascherano me dieron ganas de bajar a palabras algunos pensamientos.

Estamos muy acostumbrados a solo buscar alcanzar conceptos como gloria, triunfo, éxito y de evaluarlos luego de una manera absoluta.

A mi también me molesta mucho haber quedado tan cerca de este campeonato, como a todos.

Pero luego lo veo a Mascherano, que estuvo super presente en todas las redes sociales como emblema y carta visible número 1 de esta selección (lejos de ser un jugador marketinero y sin ser una figura central que se lleve los flashes haciendo goles o gambetas vistosas) y lo escucho, lo analizo… y veo a alguien que siempre habla y actúa desde la humildad, desde el sacrificio, desde el esfuerzo, reconociendo y empoderando a sus pares, esquivando los halagos, hablando con el corazón pero siempre con la cabeza fría y mirando hacia adelante. Una bestia de capitán.

Y pienso: el hecho de haber llevado al estatus de ídolo deportivo a una persona con estos valores y que influya de tal manera en el armado de nuestro "ser Argentino" tanto a presente como a futuro (si, el fútbol ocupa tal espacio en nuestra Argentina) es un logro mayor que incluso una estrella más en nuestra camiseta.

 De todas formas, de seguir este modelo de líderes positivos (y como bonus track) los “éxitos” deportivos llegarán solos.

miércoles, 18 de junio de 2014

Life as an open book

Another farewell and more goodbyes on my way (never easy this part).

But life, with its moments and situations keeps moving.

In our life, the same as a book, in order to start a new chapter we need to learn how to turn the page; and I believe it is worth before doing it to take the time to remember, reflect and why not enjoy again what we already lived: until we feel ready and desirous for new experiences and our story keeps going.

I’m leaving Mexico, and this Mexican chapter gave me and showed me a lot: many new friends (not only Mexicans, but also Greeks, Hungarians, Brazilians, …), words (ufff how many!), meals (Aguacate and Ceasar’s salad: the real ones, Tamales, Aguachile, all kind of Tacos, …) drinks (Tequila, Mezcal, Clamatos, …) and also many different experiences, stories, self-discovery, cultural shocks and much fun.

But as a counterpart (I'm sure that life is always pushing us towards the balance, the equilibrium… and in the same way: nothing big comes without big efforts) I've also lived my most intensive, challenging and hardest working experience, from which I learnt a lot

Finishing this chapter is also the ending of a bigger story (with many chapters specially in Poland) because I’m leaving Reckitt Benckiser, the company that I’ve been working for more than 3 years, the company that opened for me many different doors: both professional and personally speaking.

But another chapter begins, and I believe that even bigger challenges, learnings and new stories will show up.

Thank you Reckitt, Thank you Mexico!

Dallas: I´m coming!